Últimos temas
» Escuchando......
por Sheila Jue Jun 16, 2016 10:17 pm

» Diego Cañamero y 15 compañeros del SAT en huelga de hambre
por Sheila Vie Mayo 20, 2016 8:11 am

» La Mezquita de Córdoba elegida entre los seis monumentos del mundo más impresionante.
por Sheila Vie Mayo 20, 2016 7:55 am

» Esa dulzura, Mario Benedetti.
por Sheila Vie Mayo 20, 2016 7:49 am

» Taller sociológico filosófico
por Sheila Miér Mayo 18, 2016 8:48 am

» Ignacio Rovira en concierto
por Sheila Miér Mayo 18, 2016 8:16 am

» Un poeta en la Subbética
por Sheila Miér Mayo 18, 2016 7:40 am

» Coldplay- Up&Up el vídeoclip más creativo.
por Sheila Mar Mayo 17, 2016 9:42 pm

» Por Andalucía, Unidos Podemos , acto en Sevilla.
por Sheila Mar Mayo 17, 2016 9:02 pm

» Festival de música sefardí en Córdoba.
por Sheila Mar Mayo 17, 2016 8:58 pm

» Greenpeace hace públicos los documentos secretos del TTIP
por Sheila Mar Mayo 03, 2016 10:35 am

» Los emigrantes...
por Sheila Dom Mayo 01, 2016 6:41 am

» Santorini - Grecia
por Sheila Miér Abr 20, 2016 3:59 am

» Rute Love ( Adebo )
por Sheila Mar Abr 19, 2016 9:51 pm

» Entre tú y yo .
por Sheila Dom Mar 20, 2016 9:26 am

» Reivindicando a San José :)
por Sheila Dom Mar 20, 2016 9:22 am

» Perdida ( Aryel )
por Sheila Dom Mar 20, 2016 9:14 am

» Siete cortos sobre personas refugiadas
por Sheila Dom Mar 20, 2016 8:57 am

» Las claves del genocidio armenio
por Sheila Dom Mar 20, 2016 8:18 am

» Como los lobos son capaces de cambiar el curso de un río.
por Sheila Sáb Feb 06, 2016 9:40 am

Enero 2018
LunMarMiérJueVieSábDom
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031    

Calendario Calendario


Fallece Medardo Fraile, el cuentista de nunca acabar

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Fallece Medardo Fraile, el cuentista de nunca acabar

Mensaje por Sheila el Lun Mar 11, 2013 11:44 pm




Fallece Medardo Fraile, el cuentista de nunca acabar, dejo aquí una entrevista donde cuenta como entiende los cuentos y su forma de escribir, y un cuento que me pasó un amigo que me gustó mucho.

http://cultura.elpais.com/cultura/2013/03/09/actualidad/1362850065_998552.html

D.E.P Medardo Fraile.

"Cada hoja les aproximaba, día tras día, un poco más. El día de "Las Mariposas", ella balanceó sus pestañas en el aire hacia un hombre joven que estaba enfrente sentado, y él -el novio- tuvo celos. Pero ella ni había mirado siquiera a aquel hombre: quería simplemente mariposear con sus finas pestañas. El día de "Las Aves Domésticas" proyectaron un canario naranja transparentándose en el hogar que tendrían, en la ventana con sol: "Mejor blanco", insinuaba él. "No, tiene que ser naranja", decía resuelta ella, entornando los ojos como si les dañara el agridulce color del pájaro.
Las "Aves Exóticas" pusieron sobre el pelo de ella, suave, un sombrerito atrevido de vistosas plumas en una tarde con risa en el mundo, y champaña y "confetti". En "Flores Para Regalo", él la obsequió con doce tulipanes para que no olvidara alguna cosa. Al llegar a "Animales Prehistóricos", tuvo ella miedo y se acercaron más. El quiso continuar más días viendo "Los Animales Prehistóricos", pero ella se negó y entró en la hoja rutilante de "Las Piedras Preciosas". Ante "Las Piedras Preciosas" él anduvo receloso por sentimiento atávico. Veía en los ojos de ella cierta cortesana desfachatez, ciertas desmesuradas pretensiones, que le tuvieron en desazón toda la tarde y que interpuso entre ellos una pastosa frialdad anfibia. En "Las Algas" enredaron sus dedos, manos, brazos, miradas y palabras. Con "La Evolución del Automóvil" lo pasaron bien, dieron saltos y frenazos bamboleantes sobre sus sillas. Con "Las Fieras" se identificó ella de tal forma, que los ojos se le llenaron de instinto y él se encontró como un domador trágico que de un instante a otro podía perecer. Con "La Fauna del Mar" cruzaron una y otra vez por los ojos de él y de ella los peces cariñosos, perezosos, suaves, del amor, y estuvieron pasando toda la tarde mansa, humildemente. Al llegar a "Las Frutas", ella, con un rubor, posó su mano sobre las manzanas para que él no tuviera ningún pensamiento avanzado, para que no pensara como Adán."

De "El album", de "Cuentos de verdad" (1964)


 photo Kiss_in_Central_Park_by_Leonidafremov_zps83a47e38.jpg



 photo fraile_zps9243a3f1.jpg


Medardo Fraile
Cuando el cuento se convierte en gota de sangre

Medardo Fraile, cuentista de culto, habla sobre los relatos que han marcado su existencia y sobre los cuentos propios que prefiere. Prefiere el sarcasmo, la brevedad, el misterio; y confirma que hay algo autobiográfico en cada cuento que escribe.

Amable e informal, en mangas de camisa, Medardo Fraile, un escritor de culto entre los amantes del cuento, me recibe en el pequeño departamento “de paso” que ocupa en Madrid cuando visita la ciudad. En 1964, cuando ya había publicado tres libros (Cuentos con algún amor, A la luz cambian las cosas y Cuentos de verdad) abandonó España. Emigró a Inglaterra, donde vivió tres años y desde donde se trasladó a Escocia. “Yo pensaba volver”, asegura Fraile, “pero me casé, tuve una hija, una casa cómoda... Uno se queda en otra parte por cosas importantes y no tan importantes”.

A pesar de tener más de 30 años domiciliado en un lugar donde el castellano es inusual y de impartir clases en una universidad de Glasgow, Fraile continúa ejerciendo el oficio literario en su lengua materna: “He escrito cartas y artículos en inglés, pero prefiero el español porque el idioma eres tú siempre: tu infancia, tus recuerdos. Incluso se convierte en algo más importante que tú”, asegura quien acaba de publicar todos sus cuentos en el volumen Escritura y verdad, cuentos completos (Editorial Páginas de Espuma), que reúne nueve libros y todos los relatos publicados en revistas y antologías. “Hoy no tengo nada inédito”, afirma. “El diario ABC me ha pedido un cuento y tendré que escribirlo”.

De su obra narrativa, que comenzó en 1954, sólo quedó fuera de la publicación una novela, Autobiografía, que escribió a finales de los años noventa, “para demostrarle a la gente que sí sabía escribir novelas. Es una historia recreada de mi infancia en Madrid, desde los tres años hasta los cinco años. No tengo recuerdos, pero sí la impresión de lo que pasaba a mi alrededor, de la gente que venía del pueblo a la ciudad”.

Resulta fácil imaginar la presión que los amigos, sin querer o queriendo, ejercían sobre el autor para que saltara al género comercial. Se cuenta que en las editoriales, cuando un escritor tiene un buen libro de cuentos, le felicitan y le dicen: “Cuando tengas una novela, sí te publicamos”. El libro de cuentos, como si se tratara de un ejercicio para pulir la redacción, debe guardarse en el cajón. Entonces, ¿por qué esa fascinación y entrega casi total a un género que el mercado desprecia?

Fraile se encoge de hombros. “Me entusiasma el cuento. Cuando comencé ‘No sé lo que tú piensas’ (su primer relato), la gente se sorprendió”, recuerda. “Me dijeron que no se ganaba dinero con el cuento, pero a mí no me importó. Por qué esa obligación de publicar novela. Un escritor lo es en verdad cuando escribe lo que quiere”. Y desde entonces no se ha detenido el quehacer de Fraile: 130 cuentos.



El sarcasmo como expresión

En el prólogo de su primer libro, Fraile sentenció: “No sé lo que es un cuento”. Cincuenta años después tampoco ha encontrado una definición que describa esa extraña magia que crean las palabras en una minúscula parcela de papel. “La gloria del cuento es la brevedad. Hacer impacto. Si en esa brevedad el verbo se hace carne, sale un cuento maravilloso. Y siempre tiene algo de misterio. Se debe encontrar una sobriedad que no quite expresividad. En realidad, nadie sabe lo que es un cuento. Al que cree saberlo, se le nota, porque hace un mal cuento”.

Confiesa que, cuando hace lecturas públicas de relatos suyos, como “La piedra”, debe hacer grandes esfuerzos para no interrumpirse, “para no sentirme apenado”. El autor asegura que no sintió la tentación de retirar alguno de los textos que aparecen reunidos en el volumen que se edita hoy, pero sí corrigió “el final de uno y una imagen de otro”. ¿El autor siente predilección por alguna de sus creaciones? “Realmente hay montones que personalmente me gustan; son demasiados. Hay 47 cuentos en antologías”, responde Fraile que, sin embargo, y sin consultar el índice del libro, comienza a recitar títulos: “El mar”, “Ojos inquietos”, “Rafi”, “Niveles”, “Caramelo de limón”.

Fraile prefiere el sarcasmo incluso para abordar temas políticos y sociales. “Es una forma de quitar peso a lo que se dice. Ser solemne es algo lamentable; no me gusta la retórica”. Esta postura se trasluce en cuentos, como “La historia de España contada con sencillez”, en que un rico hacendado, de apellidos rimbombantes y de noble alcurnia, reúne a sus tres hijos para dictarles los destinos que deben seguir. Al mayor le indica que debe hacerse político de derechas; al segundo, de izquierdas y, cuando el menor pregunta por su papel, el padre responde que “tú, ni de izquierdas ni de derechas. Tú en la reserva, por lo que pueda ocurrir”. Fraile sonríe al rememorar el texto: “No les importa las ideas, sino el estatus. Los ministros de Franco, que hicieron fortuna con la dictadura, continúan con la democracia”, refiere con desdén.



Lo que queda siempre

Tan sólo un sofá, una mesa redonda con dos sillas y una biblioteca atestada, que ocupa la pared más larga, decoran la sala donde transcurre la entrevista, un escenario que bien podría corresponder a alguno de sus relatos. Y el clima parece querer imitar las sensaciones que Fraile describe en el relato. “De pronto (celebración ibérica)”, cuando el invierno comienza a retirarse. “Hay mucho mío en cada cuento, como la visión de un tema o un recuerdo personal; existe una carga autobiográfica”. Fraile, al igual que Julio Cortázar o Jorge Luis Borges, ha intentado una aproximación a la teoría del cuento desde una visión poco académica, más propia del creador. Ha dicho, por ejemplo y sin pretensiones de redactar un decálogo, que el cuento “no debe ser excesivo ni en la diversión ni en la tragedia”; que “guarda algo de risa, aunque sea dentro de una lágrima”; que se “siente” más que se “lee”, y que “el cuento acaba cuando acaba el hombre”. “El cuento dice algo tan esencial que se convierte en una gota de sangre en el lector”, mantiene. “Se queda algo. Me ha pasado con cuentos de Katherine Mansfield, como ‘Fiesta en el jardín’ y ‘Las hijas del difunto coronel’ y de Anton Chejov, con ‘Los compañeros’ ”.

Y le pasará al lector con textos como “Un viaje sin vuelta”, donde el escritor utiliza la metáfora de la araña que muere dentro de un libro, justo sobre la palabra “muerte”, para retratar cómo las coincidencias pueden llegar a determinar una vida. El cuento narra la manera en que un niño descubre la literatura, cuando un pariente lejano, llamado Melitón, muere y deja un sacó de libros: Cristóbal Colón, El arbolista práctico, la Santa Biblia y Penas de amor perdidas, de “Guillermo Shakespeare, cosida y recosida, sin empastar, sin hoja de portada”. El lote cayó en manos del protagonista porque nadie más lo quiso. “Los libros que cito son auténticos y los tuve cuando joven. En La Torre de Esteban Hambrán, en Toledo, cerca de Madrid, que era el pueblo de mi padre, existió un hombre Melitón, solterón, que tuvo libros y que repartió a toda la familia... La casualidad es una palabra comodín porque quizás las cosas están escritas en alguna parte”.

Como si se tratara de una nota premonitoria y trágica, Fraile eligió una cita de Pedro Alfonso para cerrar Escritura y verdad, cuentos completos, en que dice que “al llegar a este punto de la narración, el cuentista empezó a dormirse (...) y si tú insistes para que refiera más de lo dicho, intentaré librarme con la ayuda del cuento que te he referido”. ¿Acaso Medardo Fraile se prepara para un silencio, quizás largo, tal vez definitivo? Nada más lejano a su intención. “Pienso seguir haciendo cuentos y artículos”. Y amenaza: “A lo mejor, hago otra novela”. Sonriente, satisfecho, Fraile se despide sin cerrar la puerta e invitando a unas copas para otro día.

avatar
Sheila

Mensajes : 3491
Fecha de inscripción : 30/10/2011
Localización : cuando estoy estoy cuando no ,no

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.